Gravísima denuncia de dirigenta chilota deja por el suelo versión del Gobierno por marea roja

denuncia de chilotesMientras los chilotes bloquean los caminos por la catastrófica marea roja en la región de los Lagos, y protestan por el bono de 100 mil pesos que el gobierno entregará para que suplan su alimentación

, una denuncia reportada a Radio Villa Francia por la presidenta de la agrupación de recolectores de alga y conservación del medio ambiente de Duhatao, Teresa Calfunao, da cuenta de una situación que de ser cierta distaría de ser una “marea roja común y corriente”.

El relato de Teresa parte con un rumor, que indica que “habían tirado 39 toneladas de salmones muertos con químicos a 75 millas de la costa. Lo primero que pensamos es que nos iba a afectar y comenzamos a preocuparnos”.

Luego reporta que tras cerca de 25 días, hubo problemas en zonas donde nunca hubo marea roja, como en Cucao, Mar Brava, Puñihuil, Pumillahue, Duhatao y Chepu. “Entonces nos convencimos de que los salmones estaban envenenados, que iban con la marea café, esa de las algas que matan a los peces”, indica la dirigente, que después recuerda que con otras mujeres  fueron a la playa de mar brava “y vimos que había una espuma verde a lo largo de toda la orilla, era algo que nunca habíamos visto”.

A_UNO_666217

Comenzamos a caminar, a recorrer y nos encontramos con una vaca muerta que había comido cochayuyo; con que las machas estaban varando muertas, sin la carne adentro y que se iban desconchando con las olas. Cuando bajó la marea, aparecieron las machas muertas con el caparazón, los picorocos, los piures, y las jaibas, todo muerto. Entonces nos fuimos a otras playas y encontramos quetrus muertos, que son como patos y están en peligro de extinción, ellos se comen el luche de las piedras. También encontramos gatos de mar muertos (nutrias) que también están en peligro de extinción y se comen los mariscos”. Lo anterior dio paso a la psicosis.

La gente ya no quería comer róbalo, ni merluza ni pejerrey, al pensar que estaban envenenados. Estos son la alimentación principal para los trabajadores de mar, de acuerdo indicó Calfunao.

A_UNO_666156

Los indicios se sumaban, como por ejemplo que “encontramos lobos marinos agonizando y con la boca hecha tira ¿Cómo iba a ser marea roja eso? ¡era veneno!”.

La única explicación que se les ocurre es que “botaron salmón con amoniaco, con químicos (…) porque no podemos entender de dónde viene tanta muerte. El agua está aceitosa, la arena de color café, de un gris oscuro muy feo. Ya no son las playas que teníamos. También comenzaron a varar las medusas, de esas transparentes, y por dentro tenían todo café”.

“Mucha gente dejó de trabajar. La mayoría de los recolectores de orilla son mujeres, jefas de hogar que tienen que llevar el sustento a sus casas. Ellas viven casi todas en el campo y se están quedando sin recursos. Hay muchas que ya no tienen como ir a Ancud porque no hay recursos ni para el pasaje. Lo mismo está pasando en manao, Hueldén, Coñimo, Lamecura”.

La mayoría de los trabajadores están teniendo problemas pasa subsistir. “Hay muchos que ya no tienen nada para comer”, indica la dirigente, pero precisa que “las salmoneras han despedido a la mayoría de las mujeres, desde hace casi dos meses, porque según ellos, los salmones están muriendo y no hay carne para trabajar. En las fábricas de choritos Cataluña y Cultivos Marinos, pasó lo mismo, comenzaron a despedir a las mujeres porque la marea café estaba matando los mariscos”.

A_UNO_666158

Los precios suben. Se alimentan de papas con color o con ajo, ya que casi no hay ni carne ni pollo. “La gente que está en la ciudad lo está pasando mal también, hay mucha cesantía, el otro día un joven, desesperado, me dijo que le habían cortado la luz y que no tenía para pagar ¿De dónde saco? Me dijo ¿De dónde? Y esto viene ocurriendo hace como tres semanas atrás”.

Los niños comen en el colegio, los hombres cesantes apoyan el paro y las mujeres están cocinando. “Mi despensa está vacía y eso le está pasando a la mayoría de la gente que trabaja en el mar, que es casi el 90% de Ancud, me atrevería a decir”.

Queremos que se enteren lo que está pasando, que se entere el gobierno que no ha querido ver esto  nos está ofreciendo, como burla, una canasta familiar y cien mil pesos al mes por familia ¿Qué hacemos con eso? ¿Cómo sobrevivimos? Si el gobierno no entiende, por favor, ayúdennos para que se entere por último el señor Leonardo Farkas, díganle que por favor traiga la calma a Chiloé, alguien, quien sea”.

Ante la amenaza de la llegada de Fuerzas Especiales, se organizaron todos. “En los rostros de todos se ve pura lucha, y que el gobierno diga lo que quiera, pero van a tener que responder porque Chiloé también es Chile”, concluye Teresa Calfunao.